Carta del encuentro de la REPAM e iglesias locales con los pueblos indígenas de la Cuenca del río Tapajós

1
2
socialshare
0
s2sdefault

Entre los días del 6 al 8 de octubre se realizó el Encuentro de Diálogo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) e iglesias locales con los pueblos indígenas y ribereños; en el Centro de Formación São José Laranjal, municipio de Itaituba, Estado de Pará (Brasil), con los objetivos centrales de de discutir estrategias y resistencia en la Cuenca del Tapajós; así como ampliar las alianzas en la Pan amazonia.

En dicho encuentro participaron los siguientes pueblos indígenas: Bacia do Tapajós Munduruku, Munduruku Cara Preta, Arapiun, Tupinambá, Sateré-Mawé, Manoki, Myky, Apiaka, Rikibaktsa, Kayabi, Arara Vermelha, Tupaiú, Borari, Juruna, Comunidad de São Luiz do Tapajós, Comunidad de São Francisco-Periquito, Movimiento Tapajós Vivo y el Consejo Indigenista Misionero (CIMI).

A continuación presentamos el comunicado final que emitieron los presentes:

 

Reunidos en este encuentro sentimos la importancia de la libertad de los Ríos, porque nosotros como un todo necesitamos ser libres, pues el Río es vida y parte de nosotros. El Río es nuestra dispensa porque es de allí que sacamos nuestro alimento, agua y nuestra supervivencia, no puede ser motivo de explotación para los beneficios de una minoría de empresas y del capital, entendemos que los Ríos es un bien común de la humanidad.

El gobierno no sabe qué es lo que significa Tapajós, el bosque y la naturaleza, el gobierno cree que el bosque no hace nada, pero da la vida a la humanidad. El Río es como nuestro cuerpo, él tiene nervios por todo canto, pero si deforestan nuestras nacientes matan a nuestro Río, y nos matan.

En ese sentido, los Pueblos de la Cuenca del Tapajós entendemos que somos raíces que forman el Tapajós y unidos seremos más fuertes para continuar nuestra resistencia por el Tapajós. Somos partes del Río Tapajós; él nos conecta con otros ríos y pueblos de la Cuenca Amazónica en la esperanza de lucha y resistencia en defensa de la vida.

Actualmente, con el proceso de licenciamiento ambiental sin consulta previa, libre e informada conforme a la convención 169 de la OIT, nos sentimos amenazados con la invasión sobre nuestros territorios tradicionales, Unidades de Conservación, Proyectos de Asentamiento de la Reforma Agraria y Comunidades Tradicional con grandes emprendimientos como 43 Hidroeléctricas y más de 160 Pequeñas Centrales Hidroeléctricas en la Cuenca del Tapajós; 24 Estaciones de Transbordo y Cargas (ETC) en los municipios de Aveiro, Itaituba y Rurópolis; Ferrocarril de Hierro; Hidrovías; Minería; Madereras; Duplicación de la Carretera Santarém Cuiabá; Reducción de las unidades de conservación; Agrotóxicos; Contaminación de los Ríos y peces en el Tapajós por Mercurio y Soja.

Aunque nuestros derechos sean reconocidos constitucionalmente, los mismos no son respetados por los órganos del Estado brasileño, entregando nuestros territorios y nuestros ríos a empresas multinacionales, agronegocios, mineras, madereras, contratistas. Además, en el actual escenario político brasileño circula iniciativas legislativas como la PEC 215, la Tesis del Marco Temporal, el Dictamen 001/17 de la AGU entre otros, que impiden y violan nuestros derechos originarios de vivir conforme a nuestras costumbres tradicionales retirando de la naturaleza sólo lo necesario para el bien vivir de nuestros pueblos, pues creemos que sacando sólo lo que necesitamos la naturaleza para nuestro bien vivir puede existir el equilibrio entre la naturaleza y el ser humano.

Ante este escenario de retrocesos de nuestros derechos, entendemos que sólo con la unión y la colectividad de los Pueblos de la Cuenca del Tapajós y toda la Amazonia y con la presencia solidaria de la Iglesia como aliada vamos a seguir impidiendo la destrucción de nuestros ríos, matas y de toda vida existente en el planeta tierra. Por eso estamos contra cualquier tipo de negociaciones que ponen en riesgo todos los derechos conquistados durante años de luchas por aquellos que entregaron sus vidas para que la nuestra pudiera existir. La madre tierra no se negocia, el derecho a la vida no se vende.

Por lo tanto, exigimos para toda la Cuenca del Tapajós la demarcación inmediata de los Territorios Indígenas; la titulación y demarcación de los Proyectos de Asentamientos de la Reforma Agraria de las comunidades ribereñas y tradicionales y la inmediata paralización de los grandes emprendimientos en la Cuenca del Tapajós.

 

Nuestra lucha es una Lucha sola, y nuestra palabra es una sola palabra.

¡Juntos continuaremos en la defensa de la vida de los Pueblos en la Cuenca del Tapajós!

+ Noticias